SONIA SANTANA

ESPECTACULO MUSICAL

"ARLETTE YUN"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 22 de mayo de 2018, en el Teatro Rialto de Madrid, se presenta el primer concierto, teniendo como base el disco "Arlette Yun", de Sonia Santana, en directo.

 

Un extraordinario y embriagador espectáculo musical y artístico, en el que Sonia, relata y retrata, de forma poética, su historia a través de canciones que poseen un significativo especial para ella.

 

Sería toda una historia, en la que Sonia nos canta , la vida y obra de Arlette Yun, unida a tres parajes o lugares muy diferentes: Indochina, Marsella y Las Palmas con una soberbia interpretación, dando rienda suelta a su creatividad e imaginación, con una gran imagen unida al realismo mágico.

 

Se acompaña de siete músicos, dirigidos por Jesús Bola, con sonidos que mezclan el jazz. swing y blues, con aires electrónicos y, de vez en cuando, sabor pop francés.

 

Al alzarse el telón, nos encontramos con el mapa de Indochina, Marsella y Las Palmas, marcando el recorrido de parte de la biografía teatral de Arlette Yun, para facilitar al público.

 

El concierto se abre con una crisálida blanca de gran tamaño, como puesta en escena, sinónimo de nacimiento, y enseguida, Sonia aparece con un look asiático, despampanante, con su vestimenta japonesa de seda, kimono bordado con flores y pantalón ancho de crepe de seda, melena corta y negra, en un primer bloque de versiones de clásicos temas ajenos como "Je Ne Regrette Rien", "Suspicious Mind" o "Sweet Dreams".

 

El orden de las canciones es el mismo que en el disco, una excusa perfecta para conocer o entender la historia de Arlette Yun, a través de sus canciones, desde que nació hasta que terminó, convertido en la actual Sonia.

 

En el segundo bloque, alterna cinco temas en distintos idiomas, inglés, italiano y portugués, con otro look retrofuturista, enfundada en un mono de polipiel, del mismo color de su piel, con un tocado floral de gardenias en la cabeza. Entre sus temas, destaca "Oggi Sono Io", algo absolutamente inaudito, sin desmerecer "The Love Boat" y "Serrado".

 

En el tercer bloque, le toca el turno al charlestón, interpretando tres temas de antaño, mientras porta un vestido de esa época, en color verde oscuro, y una corona vintage de bisutería, como si fuera la típica cantante de los años 20. Una de estas canciones trata del carnaval, entresacada de las partituras de su bisabuelo, que se titula "Madre cómpreme un blanco". Y otra más intimista, "La eterna cuestión".

 

Después del momento instrumental de parte de los músicos, Sonia vuelve al escenario con un look espacial o futurista, mostrando un vestido mono cristalino con manos de plumas, y luciendo un pelo natural, corto y rojizo, tras desaparecer la melena corta. Se dedica a cantar un tema profundo y sereno, "Anima", como si hubiera salido su alma del after ego, convertido en el futuro de Sonia.

 

A continuación, sale una nueva Sonia, con un pantalón negro y una blusa ajustada de gasa, estampada de flores dibujadas, para ofrecer la última canción del disco, la rítmica, "Soy", toda una declaración de intenciones, y luego, navega por el baúl de los recuerdos con dos de sus temas preferidos de su grupo Olé Olé, "Volaba yo" y "La luna y tú", cantados para complacer al público, que se lo agradece efusivamente. Al final, se despide con el bis de "Soy".

 

En algunos momentos del concierto, se incluyen imágenes de vídeo en el fondo del escenario, de lugares, gente, huyendo de la guerra, cabaret... como si fuera una película muda. También dos cortos vídeos con imágenes de Sonia con una elevada dosis de glamour, erotismo y extravagancia.

 

Al final, Sonia recibe un precioso ramo de flores que le entrega su marido, en el escenario, apoyando totalmente a ella. Ella presenta a cada uno de sus queridos músicos, con los que tienen buen feeling, para aplaudirlos, y al mismo tiempo, se nota el gran cariño del director de la banda con Sonia, convenciendo al público para devolver un gran aplauso, mucho más, a la gran artista como Sonia Santana.

 

Todo un espectáculo, tanto en lo profesional como en lo artístico, por su clasicismo y elegancia. Sonia ha realizado su sueño con este concierto, a lo largo de una hora y 45 minutos, en directo. Es un trabajo sumamente cuidado y mimado. Ella recrea lo mejor posible del musical poniendo sentimiento, clase, ritmo, emoción, serenidad y ternura en su gran voz arropada por una banda de virtuosos músicos profesionales.

 

A lo largo del show dedicado a Arlette Yun, se diluye y deja paso a Sonia Santana, que se reinventa en un viaje sonoro como una aventura musical. Sin duda, es una artista y con tablas, y como ella prefiere considerarse intérprete, dotada de una prodigiosa voz, que da cuerpo, alma y vida, tanto a la antigua Arlette como a la nueva Sonia.

 

A todo ello, hay que unir el estilismo, lleno de detalles sorprendentes, con cinco atuendos diferentes, remarcando los temas musicales, que engrandecen la gran labor de Sonia sobre el escenario, con sensaciones, colores, formas y paisajes, en un entorno sensorial y envolvente.

 

Al final del evento, cuando concluye el concierto, Sonia entra en una sala de espera para recibir saludos, felicitaciones, abrazos, besos... demostrando su personalidad más humilde y más cercana, sin sentirse nada famosa, entre unos 10 espectadores del público asistente, dispuestos a acercarse a ella. Están uno de sus amigos, procedente de Londres, y otro conocido de los fans de toda la vida de Olé Olé. Se ven caras pocas conocidas como Antonio Albella, ex de Locomia de los años 90, o Unisono, dúo gemelo de la plataforma musical. También se encuentran algunos familiares de Sonia como su madre y su hija, que no quieren perderse este acto musical tan importante.

 

En el hall del teatro, decorado con cinco fotos gigantes del álbum discográfico, y los discos cd están a la venta. Es el mismo contenido de la edición del disco, de hace dos años, para permitir a los asistentes interesados poder adquirirlos, comprarlos y llevarlos a casa para escucharlos en cualquier momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

             

 

Website by J.L.Fraile © 2018